Aquí es

Pinceladas de Chiloé

whl.travel (CC) FlickrCruzando el mar a través de un transbordador que te dice sutilmente que mires el oleaje que lo lleva, mientras te induce a mirar una naturaleza en forma de aves, toninas y viento, es que transcurre aquella ruta de tranquilo andar, iniciando un viaje hacia la isla grande de Chiloé.

Es Chacao la localidad que te recibe junto a un clima ambiguo que observa tu mirada de ojos intimidantemente maravillados. El verde de los árboles bailan ante los cambiantes ritmos que el viento canta, mientras los potentes rayos de sol te acarician no muy tenuemente la piel, impidiéndote abrir los ojos tanto como quisieras. Usa anteojos de sol, le dicen tus ojos a tu mente, úsalos por favor. Y mientras la piel te pide bloqueador, tu mochila lo busca aprovechando de ver si llevas algún cortaviento de esos que se doblan muy pequeño, ya que deberán ser usados en contadas ocasiones de cada día que estés en la isla.

Después de Chacao viene Ancud, después de Ancud viene Castro y después, Quellón. Pero esto se aplica si contemplamos solo la línea de la ruta 5 que une Chile en su particular longitud. Podríamos decir también que entre Ancud y Castro está Quemchi, Dalcahue, Curaco de Vélez y Achao; y que entre Castro y Quellón está Puqueldón, Chonchi, Cucao y Queilen; pero solo estaríamos contemplando algunos de los nombres que más suenan. Y estaríamos viendo la isla desde norte a sur sin contemplar quienes van a los estes o a los oestes.

- whl.travel (CC) Flickr

Sus particularidades

Chiloé es un destino con un estilo único en el mundo, lo que hace que sea reconocido como poseyente de un gran potencial turístico.

Su identidad se distingue frente al resto no solo por sus bellos paisajes verdes y azules, sino también por la estructura y apariencia de sus casas e iglesias, por su gastronomía, por sus mitos y leyendas, por la idiosincrasia de sus habitantes – los chilotes – y por el simple hecho de que sea una isla.

Si tuvieras la oportunidad de entrar a una casa chilota, notarás que la habitación más importante es la cocina, la que junto a su siempre encendida cocina a leña, acalora y acompaña a quienes estén ahí, ya sea cocinando, esperando un plato de comida o compartiendo. En todo caso, basta con que entres a un hospedaje típico para que lo veas.ezioman (CC) Flickr

Los palafitos se presentan en la mayoría de las casas de la zona, y no solo cuando el mar toca sus bases, ya que también se presentan en alturas donde es imposible que la marea llegase, o sea difícil que se acumulen aguas lluvias a sus pies. Estos son parte de la arquitectura chilota, así como también lo son sus tradicionales tejuelas de madera, que visten la mayoría de las paredes de sus construcciones.

En cuanto a comida, destacan en sus platos la presencia de pescados y mariscos, así como también de chanchos, corderos, gallinas y vacunos, dispuestos deliciosamente en cazuelas o en platos acompañados de alguno de los cientos tipos de papas que existen en la isla. Esta particularidad dio pie al nacimiento de las chochocas y milcaos, que son sabrosas masas de papas con chicharrones. Y bueno, el plato típico por excelencia, ya que une muchas de las tradiciones gastronómicas de la isla, es el curanto, el cual existe en dos modalidades: curanto al hoyo o pulmay (en olla).

En cuanto a sus mitos y leyendas, Chiloé es escenario vivo de creencias que existen de manera constante en los conscientes o subconscientes de los chilotes. De forma ultra resumida te puedo decir que Tenten Vilu y Caicai Vilu crearon el archipiélago, Millalobo es el dueño y protector de los mares, la Pincoya es su bella hija, de quien depende la abundancia o escasez de mariscos; por otro lado está el fantasmal barco Caleuche, el cual navega tripulado por brujos y que no pasa desapercibido por las noches debido a sus fuertes luces y la música que lleva. Y así, existen muchos personajes más.

Curanto al hoyo

Turismo

Durante todo el año llega un gran flujo de turistas a la isla, provenientes de todas partes del mundo.

Hasta hace poco se llegaba solo en vehículo mediante los cruces en transbordador desde el norte y sur del archipiélago, y también a través de los cruceros que llegan por un par de días, pero recientemente se creó el aeropuerto de Chiloé, con vuelos  directos entre Castro y Santiago.

Entre los principales atractivos turísticos presentes, sin contar con las ciudades y localidades previamente mencionadas, se encuentran el Parque Nacional Chiloé, las Pingüineras de Puñihuil, las tradicionales iglesias chilotas – que son patrimonio de la humanidad – y las ferias costumbristas. Además existe una gran cantidad de lagos y ríos, ideales para la pesca deportiva, actividad que también se puede realizar en el borde costero del pacífico.

Son incontables los paisajes de belleza casi indescriptible que se pueden observar en la totalidad de la isla. Ya sea durante el transcurso de un viaje por la carretera, o en caminos rurales, o en paseos en botes o desde algún mirador, te aseguro que siempre se le antojará a la mano tomar fotografías.

Playa Cucao

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s